Por debajo del suelo 

Los vegetales que crecen en invernaderos holandeses, lo hacen primeramente en sustratos. Este es un medio de crecimiento artificial, como la lana de roca o las losas de fibras de coco, que sirve como un medio para nutrir a las plantas en el invernadero. Estamos descubriendo cada vez más que se puede estimular la vida del suelo en sustratos de la misma forma que en el suelo normal. La vida del suelo normal se compone de organismos como los hongos y las bacterias benéficas que viven juntos en un ecosistema subterráneo ingenioso. Si este sistema funciona bien, promueve el crecimiento y la resistencia de la planta y en consecuencia los agricultores, no tienen que recurrir a grandes cantidades de productos químicos y otros agentes de protección de cultivos. 

Los hongos ayudan a las plantas

Tal vez no puedas apreciarlo mucho, pero bajo tierra, alrededor de las raíces de las plantas, los organismos minúsculos como los hongos y las bacterias se pelean por la comida. Existen hongos y bacterias malas –agentes patógenos­– que pueden causar enfermedades, pero también hay organismos buenos que trabajan juntos en un ecosistema ingenioso en las raíces de las plantas, proporcionándoles nutrientes y elementos resistentes a las enfermedades.

Entonces, hay hongos benéficos que crecen a la par con las raíces de la planta y no le dan ninguna oportunidad a los hongos patógenos  para atacar, rodeándolos y asesinándolos. Los productores aplican este tipo de hongos benéficos inmediatamente después de la siembra o la plantación para asegurar una protección duradera para su cultivo. 

Aclaración: Nuestros productos están destinados a productores profesionales de los sectores agrícolas y hortícolas, y no están disponibles para su compra al público en general. Este sitio web está destinado exclusivamente para el suministro de información. Para mayor información de nuestra empresa, por favor consulte: www.koppert.nl.